“Língua Portuguesa” es el nombre del idioma que integra una nación con más de 210 millones de hablantes.

Herencia del proceso de las grandes navegaciones portuguesas que se dispersaron en busca de nuevos caminos y gracias a las fuerzas de la naturaleza se perdieron y encontraron un nuevo mundo, allá por el año 1500.

Desde ese entonces la variación lingüística es un aspecto muy interesante de la lengua portuguesa y puede ser comprendida por las influencias históricas y regionales sobre el lenguaje de ese enorme país, con un único idioma oficial.

La lengua puede sufrir diversas alteraciones provocadas por sus hablantes. Como toda lengua el idioma portugués no es un sistema cerrado e inmutable, y adquiere diversos matices según las diferentes regiones en que se habla. Por ejemplo: el portugués hablado en el noreste de Brasil puede ser distinto del portugués hablado en el sur del país. Por supuesto que un solo idioma nos une, pero las variedades pueden ser considerables y justificadas de acuerdo con la comunidad en la que se manifiestan.

Dichas variedades existen porque el principio fundamental de la lengua es la comunicación, por lo que es comprensible que sus hablantes hagan reordenamientos de acuerdo con sus necesidades comunicativas. Las diferencias que podemos encontrar en algunas palabras entre una región y otra, deben ser consideradas como variedades de la lengua, no como errores.

Yo nací y viví parte de mi vida en la gran ciudad de São Paulo, y siempre escuché que el portugués hablado en ciertas ciudades del interior del estado de São Paulo, era incorrecto o inculto; pero en verdad, esas diferencias enriquecen el patrimonio cultural que es nuestra lengua portuguesa.

Es importante resaltar que el código de escritura, es decir: la lengua sistematizada en la gramática, no debe sufrir grandes alteraciones, debiendo ser preservado. ¿Te imaginas si cada uno de nosotros decidiera escribir como habla? Inventaríamos un nuevo idioma, aboliríamos la gramática y todo el sistema lingüístico determinado por las reglas, caería por tierra.

En ese escenario, la comunicación sí estaría comprometida. Sin los preciosos registros del idioma escritos hace siglos, no podríamos entender la sociedad en que vivimos hoy. Tampoco habría consenso en los pasos a seguir para la mejoría de esa misma sociedad.

Tampoco podemos dejar de observar que la lengua varía de acuerdo con las situaciones de uso, pues un mismo grupo social puede comunicarse de manera diferente de acuerdo con su necesidad de adecuación lingüística. Prueba de esto es, que tú no te expresarás en una entrevista de trabajo de la misma manera en que hablas con tus amigos en una situación informal, ¿verdad?

Así que, mis queridos alumnos, sepan que les enseño la Língua Portuguesa sistematizada en la gramática para que puedan hacer uso de ella en la variedad que más les convenga. Aunque en mi caso particular, comparta la variedad del sudeste de Brasil ―São Paulo, Rio de Janeiro, Minas Gerais y Espírito Santo― con una población de más de 90 millones de personas.

Termino este artículo con una invitación: participen en nuestros talleres online, siempre que les sea posible. Pues es una excelente oportunidad de disfrutar del agradable idioma que es la Lingua Portuguesa, que se habla en Brasil y otros países de Europa, Asia y África.

Comparte con tus amigos.
error
fb-share-icon

Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *